¿Qué te conviene más, una plancha de vapor tradicional o un centro de planchado? Lo cierto es que la respuesta a esta pregunta no tiene una única respuesta y dependerá de tus necesidades y del uso que le vayas a dar al electrodoméstico.

Es cierto que tanto las planchas de vapor como los centros de planchado sirven para lo mismo. De hecho, se podría decir que, de manera muy resumida, un centro de planchado no es más que una plancha que está unida a un depósito que genera un vapor más potente que el generado por las planchas convencionales. 

Ahora bien, aunque a simple vista pueda parecer que tanto los centros de planchado como las planchas de vapor son lo mismo, sí que existen diferencias significativas entre ellos. Estas diferencias las irás descubriendo según vayas avanzando con la lectura de este artículo.

También te mostraremos a lo largo del post las ventajas y desventajas que tanto los centros de planchado como las planchas de vapor te pueden ofrecer. Con toda esta información tendrás pistas más que suficientes como para averiguar si te conviene más un centro de planchado o bien una plancha de vapor.

Nota: quizás te pueda interesar nuestro artículo donde hablamos sobre cómo elegir un centro de planchado. Si lo prefieres, también puedes leer nuestro otro post sobre cómo elegir una plancha de vapor.

Diferencias entre una plancha de vapor convencional y un centro de planchado

La gran diferencia entre una plancha tradicional y un centro de planchado es que estos últimos tienen un generador de vapor separado de la plancha que hace que el vapor llegue por presión a través del tubo que conecta la plancha con la caldera. 

Todo esto se traduce en una serie de ventajas y desventajas que veremos a continuación.

Pros y contras de los centros de planchado y de las planchas de vapor

Pros de los centros de planchado

Más potencia y mayor generación de vapor
Depósitos de mayor capacidad
Permiten planchar en vertical
Planchado más ligero

Contras de los centros de planchado

Más aparatosos
Precio elevado

Pros de las planchas

Más compactas y menor peso
Se calientan antes que los centros de planchado
Más baratas que los centros de planchado

Contras de las planchas

Menor potencia y menor generación de vapor
Depósito con menos capacidad
No permiten planchar en vertical

A continuación te desarrollamos con más detalle cada una de las ventajas y desventajas que tanto las planchas como los centros de planchado te pueden aportar.

Cantidad de ropa a planchar

Aquí el ganador es el centro de planchado, puesto que tiene mayor potencia y puede generar más vapor. Lo mismo ocurre con el depósito del centro de planchado, que tiene mucha más capacidad que el depósito de la plancha de vapor.

Todo esto hace que sea mucho más fácil planchar grandes cantidades de ropa con un centro de planchado.

Si por el contrario no planchas cantidades grandes de ropa ni tampoco planchas de manera muy frecuente, te puede bastar con tener una plancha de vapor.

Autonomía

Si planchas cantidades grandes de ropa y quieres plancharlas del tirón sin tener que hacer interrupciones para llenar el depósito cada vez que se gaste, lo mejor es que te hagas con un centro de planchado.

Esto es así porque gracias a su mayor depósito, respecto a la plancha convencional, podrás aguantar durante mucho más tiempo planchando, sin parar antes de que se vacíe el depósito.

Al igual que en el punto anterior, si tus sesiones de planchado son cortas te puede bastar con una plancha de vapor convencional.

Dimensiones

Debido a las dimensiones de una plancha de vapor estándar es fácil moverla por la casa y guardarla en su sitio de almacenaje, cosa que no resulta tan sencilla de hacer con un centro de planchado.

Ligereza durante el planchado

A simple vista podría parecer que es más ligera la plancha tradicional que la plancha del centro de planchado, pero la realidad es bien distinta, puesto que el depósito lo tiene separado, y eso hace que la plancha del centro de planchado sea más ligera que la plancha de vapor tradicional.

Precio

Los centros de planchado son más caros que las planchas de vapor, aunque puede haber grandes diferencias de precio entre la gama baja y alta de cada uno de estos electrodomésticos.

Aquí lo que tienes que valorar es si realmente vas a darle uso más o menos intensivo al centro de planchado para que así te puede merecer la pena la inversión. Si por el contrario solo vas a planchar un poco de ropa muy de vez en cuando seguramente no te merezca la pena invertir más de lo que cueste una plancha de vapor estándar.

Tiempo de espera hasta que se calienta

Las planchas de vapor prácticamente se pueden utilizar al poco de enchufarlas, sin embargo, con los centros de planchado hay que esperar una media de dos minutos hasta que se calienten. 

También hay modelos de centros de planchado que se calientan en aproximadamente un minuto, y otros modelos de gama más baja que pueden tardar hasta 10 minutos.

Plancha en vertical

Los centros de planchado también permiten planchar en vertical.

Conclusión

Para ver si te conviene más hacerte con un centro de planchado o con una plancha de vapor convencional tienes que fijarte sobre todo en la cantidad de ropa que sueles planchar y la frecuencia con la que sueles hacerlo.

Piensa que tanto un electrodoméstico como el otro al final te dejarán la ropa bien planchada, pero la gran diferencia la encontrarás en el tiempo y el esfuerzo que te ahorrarán los centros de planchado.

De esta manera, si planchas mucha ropa y de manera frecuente te interesa hacerte con un centro de planchado ya que te facilitará la vida. Gracias a él plancharás más rápido y de manera más fácil. Ahora bien, el precio a pagar por un centro de planchado será bastante más elevado que el que te toque pagar por una plancha de vapor convencional.

Otro caso donde en donde tener un centro de planchado también es una muy buena opción es para las familias numerosas.

Por último, si no sueles planchar mucho seguramente te puede bastar con una plancha tradicional.